Se dice que…El extinto y decadente “Juanchi” Irrazábal terminó de matar al muerto al poner a un dirigente de origen radical al frente de las cenizas del Partido Justicialista de Misiones. El diputado provincial renovador Rafael Pereyra Pigerl no niega ni confirma nada, más no sabe que decir sobre lo obvio. El dato de color es que según dirigentes vinculados al ex senador nacional y hoy ñoqui oficial del Senado de la Nación, “a Pereyra Pigerl le enseñaron la marcha peronista y lo manipulan como si fuera un muñeco ventrilocuo”.