Se dice que…Desde hacía varios meses la cúpula de Cambiemos Misiones venía presionando en Buenos Aires para que se saque, de una vez por todas, el ITC a Posadas, con la intención de provocar malestar entre la gente y el gobierno provincial. Las mentes más capaces del macrismo misionero ahora idearon un plan donde mes a mes intentarían sabotear todos los acuerdos para la obra pública entre Provincia y Nación. El dato de color es que desde el PRO de paladar negro niegan las acusaciones, pero aclaran en off que todo depende del lugar que le den a las constructoras ligadas a los popes del PRO y la UCR.