Se dice que…El ministro de Desarrollo Social atraviesa una etapa de misticismo político y pregona frases sueltas como “la provincia necesita a alguien como yo”, “estoy para ser gobernador”, o la más llamativa “los números me acompañan” y muestra una encuesta de dudoso origen que lo pone a la cabeza de toda la dirigencia provincial, oficialista y opositora. Envalentonado, el “niño de oro del Tacurú” asegura que él podría ser la síntesis entre Cambiemos y la Renovación para el 2019. El dato de color es que Lisandro Benmaor sostiene que su caso es similar al de Alex Ziegler y que si no se lo tiene en cuenta podría tomar la misma decisión del “Grandote” y buscar nuevos horizontes políticos.